Fin a la pereza con el método de “1 minuto”

Crear hábitos es la base principal de nuestro comportamiento y lo que hace que avancemos en nuestro día a día y consigamos los objetivos que nos proponemos. Pero lo cierto es que, habitualmente, nos encontramos con un problema importante a la hora de establecer estas nuevas rutinas: la pereza.
Esta misma pereza hace que busquemos excusas de manera constante para evitar ponernos enserio con nuestros objetivos y, para evitar esto, hoy os traemos un nuevo método que promete ayudaros a conseguir aquellos objetivos que queráis estableciendo rutinas de una manera sencilla.

¿En qué consiste el método 1 minuto?

Lo primero que debemos conocer es que este método proviene de la cultura japonesa y consiste en la creación de rutinas poco a poco de manera que evitemos esa pereza que nos invade cada vez que intentamos establecer un nuevo hábito.

Este método es conocido también como método kaizen y consiste en llevar a cabo una determinada tarea que queramos establecer como un hábito todos los días a la misma hora durante tan sólo un minuto. El hecho de realizar las tareas a la misma hora hace que se establezca la rutina de una manera más sencilla que si utilizaramos un horario descoordinado y que dichas tareas impliquen solamente un minuto limitan la sensación de pereza que nos da la realización de nuevas actividades. De esta manera, la base de esta técnica es ir estableciendo poco a poco ciertos hábitos que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos y que, de otra manera, nos resultaría más complicado establecer.De esta manera, además, no llegaremos a adoptar nunca la sensación de cansancio que muchas veces aparece cuando estamos intentando adaptar un nuevo comportamiento a nuestra rutina habitual.

Otra de las ventajas que encontramos con este método es el hecho de que, dedicando tan sólo un minuto al día, conseguiremos evitar los sentimientos de culpabilidad y negatividad que van asociados al hecho de no llevar a cabo algunas tareas que nos hemos propuesto y que nos acercan al objetivo que queremos conseguir.

En muchos casos, sin embargo, se puede llegar a pensar que un minuto no es suficiente para poder establecer una rutina de manera correcta. Lo que realmente debemos pensar es que es una manera de comenzar a crear nuevos hábitos sin caer en el peligro de abandonarlos a la primera de cambio, es decir, aunque en un primer momento no avancemos todo aquello que nos gustaría debemos tener paciencia y seguir la rutina de usar un minuto al día a la misma hora para poder mejorar.

Lo ideal a la hora de aplicar esta técnica es, además, poder ir incrementando poco a poco el tiempo que dedicamos a una determinada tarea. De esta manera conseguimos ir mejorando nuestra pericia en dicho comportamiento a la vez que no establecemos una exigencia demasiado alta como para terminar abandonando la tarea, que es lo que ocurre habitualmente cuando tratamos de establecer nuevas rutinas.

Además, recordar que son muchos los expertos que apuntan a que tan sólo se necesitan 21 días para establecer un hábito.

Y vosotros, ¿os animáis a probar este nuevo método?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *