Cómo hacer tarjetas de San Valentín

San Valentin
Se acerca el día de San Valentín, y una tarjeta hecha a mano en lugar de comprada, puede suponer un detalle extra para esa persona que queremos, porque nos importa y le hemos dedicado un tiempo. Hay muchas ideas para elaborar tarjetas del día de los enamorados: dibujos, figuras recortables, objetos…todo es cuestión de dar rienda suelta a nuestra creatividad.

Dibujos y recortables en las tarjetas de San Valentín

Una idea original de manualidad de San Valentín es utilizar tarjetas de naipes. Escogiendo la carta del Rey o la Reina en la baraja y dejando la parte frontal en blanco, para escribir una dedicatoria sencilla como “eres mi rey o mi reina”.

Podemos también jugar con ideas como las sopas de letras. En el caso de tarjetas de amor con este tipo de pasatiempos, podemos buscar algunos conceptos que nos transmitan lo que sentimos por esa persona y dibujarlos en la sopa de letras: “amor” “ternura” “ilusión” etc. Es una tarjeta muy personalizada que sin duda sorprenderá a la persona que amamos.

Para darle a estas tarjetas una forma más festiva podemos pegar alguna pegatina en la parte frontal, como stickers de corazón.

Otras ideas de manualidades de San Valentín pueden consistir en cortar y pegar objetos a tarjetones. Por ejemplo, podemos dibujar una llave o comprar una plantilla en una tienda de manualidades, o bien dibujar el contorno de una de nuestras llaves, creando esta forma en la parte delantera de la tarjeta, y colorearla con sombreados y tonos rosados, acordes al Día de San Valentín, para decirle a tu pareja que tiene las llaves de tu corazón.

También podemos crear una tarjeta de amor creando formas de piezas de rompecabezas. Podemos escoger un par de piezas y colocarlas una al lado de la otra, para expresar que encajáis a la perfección.

Otra idea para el día de los enamorados es pegar objetos a los tarjetones, que tengan un sentido romántico. Una de las más importantes tradiciones en este día consiste en regalar dulces. Podemos colocar una serie de dulces en su envoltorio, y pegarlos en forma de letras con el nombre de la persona querida, o hacer un corazón.

También podemos pegar velitas en la tarjeta. Utilizaremos las velas de cumpleaños pequeñas para esta manualidad, pegándolas en la parte delantera de la tarjeta en blanco. A continuación podemos dibujar corazones pequeños, y en la parte trasera poner una dedicatoria que haga alusión a que nuestra pareja es capaz de iluminar nuestra vida.

Las letras imantadas son también una buena idea de manualidades de San Valentín. En muchas tiendas de manualidades las tienen. Podemos escoger letras que hagan referencia al amor, y pegarlas en la parte delantera de la tarjeta, poniendo una dedicatoria o el nombre de la persona a la que va dirigida la tarjeta.

En todos estos tarjetones podemos añadir elementos decorativos como stickers de corazones, o arcos de Cupido, para terminar de adornar nuestra tarjeta personalizada.

Otras manualidades de San Valentín

Si nos gusta la pintura, podemos elaborar una tarjeta pintándola a base de acuarela. Podemos dibujar libremente nuestra tarjeta de amor con aquellos motivos que signifiquen algo en este día especial, y una vez que se seque, escribir una dedicatoria por la parte de atrás. También se pueden pintar símbolos acordes con este día, como corazones y arcos y flechas.

Si lo nuestro no es el dibujo, podemos descargarnos plantillas sencillas de Internet, en forma de corazones, arcos y flechas o Cupidos, recortarlas y pegarlas, y después colorearlas en tonos acordes con esta celebración.

Hay muchas y muy variadas plantillas que podemos encontrar en Internet para poder descargarlas, imprimirlas y colorearlas: lluvias de corazones, un Cupido en forma de corazón, arcos y flechas, flores, objetos complementarios tales como tazas de café y un dulce, ositos, etc. Son motivos divertidos y fáciles de recortar y pintar.

Otra forma de sorprender a nuestra pareja puede consistir en pegar lazadas con cintas de terciopelo rojo o rosa, como si la tarjeta en sí misma fuera un regalo, o pegar una cuerda fina con un corazón dibujado en cartulina, de color rosa o rojo. Estas tarjetas también se pueden colocar encima del regalo que le vamos a hacer a nuestra pareja, para que resulte un detalle sorprendente.

Una buena idea es utilizar alguna fotografía que resulte importante, imprimirla en formato postal, y dejar la parte de detrás en blanco para escribir alguna dedicatoria especial, que haga referencia a aquel momento vivido que fue importante para nosotros y para nuestra pareja. Es una postal completamente personalizada y original.

Aunque sin lugar a dudas, el elemento que más representa el día de San Valentín es el corazón, y podemos dibujarlo de muchas maneras, incluso recortar un corazón de tela y pegarlo a la parte delantera de la tarjeta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *