Cómo hidratar la piel

piel hidratada
Si nunca habías oído hablar de los Proteoglicanos, debes saber que son uno de los grandes descubrimientos para la piel por los muchos beneficios que proporcionan, tales como hidratación, elasticidad y firmeza. Llevan algunos años en el mercado, y las formulaciones iniciales (del año 1989) han ido cambiando, pero todas ellas funcionan de maravilla, y siguen estando presentes en el mercado, como las primeras que aparecieron, las ampollas Proteoglicanos de Martidem, las más veteranas y unas de las más efectivas.

Hidratación con ampollas, una magnífica opción para todo tipo de pieles

Las ampollas Proteoglicanos de Martidem son una auténtica revolución, porque además de hidratar, mejoran la elasticidad de la piel aportan firmeza. Entre sus ingredientes, un 3% de proteoglicanos, y un 5% de vitamina C pura, un auténtico tesoro para la piel. Estas ampollas son capaces de mejorar la elasticidad y la firmeza de la piel, pero además con la acción antioxidante de la Vitamina C, aportan luminosidad desde el primer día a nuestro rostro.

Su textura oleosa es muy agradable, porque tiene un acabado sedoso que no deja rastros grasientos en la piel, sino que proporciona una agradable sensación de frescor, y además, se absorbe con mucha facilidad. Las ampollas Porteoglicanos de Martidem están recomendadas para todo tipo de pieles, especialmente las que estén más deshidratadas o secas. En pocos días, notaremos los excelentes resultados, con una piel más luminosa, hidratada y muy suave al tacto.

Las ampollas no están especialmente indicadas para una franja de edad, ya que mejoran el aspecto de la piel según las necesidades de cada persona.

Para sacar el máximo partido de cada ampolla Proteoglicanos de Martidem, lo recomendable es aplicar media ampolla sobre cara, cuello y escote en la piel perfectamente limpia, y diariamente, ya que las ampollas no deben permanecer abiertas más de dos días, o perderían los beneficios de la vitamina C pura. Tras su completa absorción, podemos usar nuestra crema habitual. Estas ampollas son un tratamiento complementario a nuestras cremas o a nuestro serum habitual, por lo que puedes utilizar media ampolla todos los días, antes de aplicarte tu crema hidratante de día.

En pocos días notaremos los efectos de estas magníficas ampollas, con una piel más elástica, luminosa y suave, y sobre todo, una piel perfectamente hidratada y protegida de los radicales libres, gracias a su acción antioxidante. Las ampollas Proteglicanos de Martidem, que cumplen 30 años en el mercado, siguen siendo igual de efectivas que cuando empezaron, y una de las que más gusta a las mujeres. Las que ya las han probado, no las cambiarían por nada.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *