La vitrocerámica es un electrodoméstico imprescindible en la cocina, y está presente en la gran mayoría de hogares españoles. Han acabado sustituyendo a los tradicionales fogones gracias a su seguridad, sencillez y su fácil limpieza, lo que ha hecho que la gente prefiera una vitrocerámica frente a los clásicos fuegos de butano.

La pregunta es: ¿cómo limpiar correctamente una placa vitrocerámica? Y es que su limpieza y mantenimiento son fundamentales para alargar su vida útil, por eso debemos evitar limpiarla de cualquier forma o acabaremos dañando la superficie. Además, si no lo haces bien, perderá el brillo y su aspecto será desastroso. Si quieres saber cómo limpiar la vitrocerámica, ¡sigue leyendo!

Qué es lo mejor para limpiar la vitrocerámica

Las vitrocerámicas suelen caracterizarse por tener una placa de vidrio entre la fuente de calor y aquello que queremos calentar. Esta innovación ha facilitado mucho la limpieza de la cocina, pues no es necesario desmontar ninguna pieza. Sin embargo, al ser de vidrio, debemos realizar una limpieza ideal para no dañarlo ni arañarlo.

Pero, ¿qué es lo mejor para limpiar la vitrocerámica? Desde luego, no puedes utilizar los mismos productos ni utensilios que usabas con los antiguos fogones, pues las placas de vitrocerámica requieren productos específicos para una óptima limpieza.

En cuanto a los utensilios básicos para proceder con la correcta limpieza de una vitrocerámica, tendrás que elegir aquellos más indicados que no vayan a estropear el vidrio, como esponjas suaves, paños o bayetas y un rascador de vitrocerámica. Utiliza utensilios suaves para evitar arañar la superficie.

Para una limpieza en profundidad de tu vitrocerámica, utiliza siempre productos específicos. Estos suelen consistir en una pasta densa que se extiende por la superficie de la placa, se deja actuar unos minutos y se retira con una esponja o el rascador.

No obstante, existen trucos caseros muy útiles para la limpieza de la vitrocerámica. Pero no utilices nunca productos abrasivos como desengrasantes, quitamanchas o limpiahornos, acabarán afectando de forma muy negativa el aspecto de tu vitrocerámica. En cualquier caso, procura que los productos sean de la mejor calidad o tu vitro acabará estropeada con el tiempo.

Bestseller No. 1
Vitroclen Limpiador de Vitrocerámica en spray, acción protectora y desengrasante - 450 ml
  • Potente limpiador de placas de vitrocerámica en formato spray
  • Limpia y protege la vitrocerámica, con poder desengrasante para eliminar las manchas de una sola pasada
  • Gracias a su fórmula especial para el cuidado de la placa, forma un film protector que evita que se dañe
  • Brillo en tu placa como el primer día
  • Vitroclen es la marca recomendada por los principales fabricantes de vitrocerámica
Bestseller No. 2
Frosch - Limpiador Ecológico para Vitrocerámica Nueva Fórmula Mejorada con Mármol Ultra Molido y Minerales, Desengrasa y Abrillanta en Profundidad - 500 ml
  • Limpiador ecológico que elimina eficazmente cualquier tipo de suciedad incrustada y quemada en placas de vitrocerámica, placas de inducción, acero inoxidable y superficies de esmalte y cerámica
  • Ahora con una nueva fórmula mejorada que contiene principios activos de origen vegetal, mármol ultra molido y extracto de naranja para un resultado brillante y libre de grasa al isntante
  • Especialmente indicado para una limpieza brillante y en profundidad de la vitrocerámica. Tu cocina reluciente en una sola pasada
  • El resultado es inmejorable, no sólo elimina la suciedad, también ofrece un acabado brillante un perfume fresco y agradable a naranja
  • Limpiador vegano y envase 100% reciclado. Cuida tu hogar mientras cuidas el medio ambiente
RebajasBestseller No. 3
Vitroclen Limpiador de Vitrocerámica en crema, Acción protectora y desengrasante, 450 ml
  • Potente limpiador de placas de vitrocerámica en formato crema
  • Limpia y protege la vitrocerámica, con poder desengrasante para eliminar las manchas de una sola pasada
  • Gracias a su fórmula especial para el cuidado de la placa, forma un film protector que evita que se dañe
  • Brillo en tu placa como el primer día
  • Vitroclen es la marca recomendada por los principales fabricantes de vitrocerámica
RebajasBestseller No. 4
Scotch-Brite Limpiador Para Vitrocerámica - 250 ml
  • Limpia eficazmente
  • Mientras proporciona el cuidado adecuado a su vitrocerámica
  • Tamaño: 250 ml

Cómo se quitan las manchas de la vitrocerámica

Si tu vitrocerámica tiene manchas difíciles de desincrustar y no sabes cómo actuar, a continuación te mostramos una serie de trucos para conseguir un acabado perfecto:

  • Antes de nada, limpia la superficie de la vitro con agua y una pizca de lavavajillas.
  • Si quedan manchas adheridas en la superficie después de utilizar un producto específico, el limón será un aliado muy eficaz. Deja cae unas gotitas de este cítrico en las zonas manchadas, espera unos segundos y limpia los restos con un paño suave. Si no consigues eliminar las manchas, utiliza la rasqueta.
  • El vinagre es otro ingrediente ideal para eliminar las manchas de la vitro. Solo tienes que mezclar un chorrito de vinagre con agua, verterlo sobre las manchas y dejarlo actuar. Retira después con una bayeta, verás como queda limpia y brillante.
  • Si cae comida sobre la vitro y se mancha, retírala de inmediato y cubre la zona con lavavajillas. Si estás cocinando ten mucho cuidado de no quemarte, y una vez que se enfríe, limpia la zona con un paño.
  • Asegúrate de que las ollas y sartenes sean compatibles con tu placa vitrocerámica, pues de lo contrario, acabarán dañándola. Si usas las mismas que para una cocina de gas podrían rayar la superficie y dejar manchas de pintura.
  • Por último, la pasta de dientes también es un producto muy eficaz para retirar las manchas de la vitrocerámica. Y es tan sencillo como aplicar este producto sobre el electrodoméstico y extenderlo bien, dejarlo actuar unos minutos y retirar con un paño húmedo.

Como dejar la vitrocerámica como nueva

Si han aparecido manchas difíciles de eliminar en tu vitrocerámica, te explicamos un método infalible para dejarla como nueva sin apenas esfuerzo. Antes de comenzar, la placa de vitrocerámica debe estar apagada y completamente fría. Te recomendamos que uses guantes y sigas estos pasos:

  1. Esparce una buena cantidad de lavavajillas con la ayuda de una esponja por toda la superficie de la vitro. Hazlo de manera uniforme haciendo especial hincapié en las zonas más sucias.
  2. A continuación, espolvorea bicarbonato de sodio sobre el lavavajillas hasta que haga espuma. Deja que la mezcla actúe durante unos minutos y retira los restos con una esponja suave realizando movimientos circulares. Incide sobre las zonas más manchadas y hazlo sin miedo, pues el bicarbonato limpia y desincrusta sin rayar ni dañar las superficies.
  3. Enjuaga la vitrocerámica con una esponja suave humedecida con un poco de agua y retira los restos de lavavajillas y bicarbonato.
  4. Por último, seca con cuidado la vitrocerámica con una bayeta de microfibra o un poco de papel de cocina para un acabado reluciente. ¡Tu vitrocerámica volverá a estar como nueva!

Cómo limpiar la vitrocerámica de forma natural

Limpiar la vitrocerámica a diario es vital para conservarla en perfecto estado por más tiempo, además, puedes hacerlo con productos naturales. A continuación, te mostramos los más efectivos:

1. Limpieza con zumo de limón

Además de utilizar el zumo de limón para limpiar la vitrocerámica, también puedes frotar la placa directamente con un limón partido por la mitad. Deja que se empape un poco, limpia los restos con un paño y agua limpia, y seca la vitro con un paño seco.

2. Levadura química

Mezcla la levadura con agua hasta obtener una pasta homogénea y cremosa. Aplica el resultado sobre la placa de vitrocerámica, déjala actuar aproximadamente una hora, limpia bien con un paño húmedo y seca la superficie.

3. Bicarbonato de sodio y vinagre

Ya hemos hablado de la efectividad del bicarbonato y el vinagre para limpiar la vitrocerámica, pero si los utilizas juntos, el resultado será asombroso. Mezcla 2 cucharadas de bicarbonato con un poco de vinagre y un chorrito de agua, extiende la pasta sobre la vitro y deja que actúe entre 5 y 10 minutos. Retira los restos con una esponja húmeda y seca con un paño suave.

4. Limpiacristales

Las propiedades del vidrio de la vitrocerámica son semejantes a las de los cristales, por eso un limpiacristales funcionará a la perfección en tu vitro. Después de hacerlo, pasa un paño húmedo por la superficie y sécala.

5. Hielo

El hielo es otro aliado perfecto para eliminar la grasa de la vitro, y el proceso es tan sencillo como frotar con un cubito la superficie durante un minuto. Cuando la suciedad haya desaparecido, utiliza una rasqueta para terminar de limpiar los restos incrustados.

Como limpiar vitroceramica a diario

Limpiar la vitrocerámica a diario es fundamental para mantenerla en buen estado y evitar que se acumulen manchas difíciles de quitar. El primer paso es esperar a que la placa se enfríe completamente. Luego, puedes utilizar un paño suave o una esponja no abrasiva humedecida con agua caliente para limpiar la superficie. Es importante evitar el uso de productos químicos agresivos, ya que podrían dañar la vitrocerámica.

Si hay manchas difíciles de quitar, puedes utilizar un rascador especial para vitrocerámica que te ayude a eliminar los restos de alimentos quemados o derramados. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante y de utilizar el rascador con precaución para no rayar la superficie. Una vez que hayas eliminado las manchas, puedes continuar limpiando con el paño o la esponja humedecida en agua caliente.

Para mantener la vitrocerámica brillante y libre de huellas, puedes utilizar un producto específico para vitrocerámica. Estos productos suelen ser en formato líquido o en spray, y se aplican directamente sobre la superficie. Luego, se puede utilizar un paño suave o una esponja no abrasiva para distribuir el producto y limpiar la vitrocerámica. Recuerda seguir las instrucciones del fabricante y enjuagar bien la superficie después de usar el producto.

Por último, no olvides limpiar los restos de comida y líquidos inmediatamente después de cocinar. Si dejas que se sequen, será más difícil eliminarlos posteriormente. Además, evita arrastrar o raspar los utensilios de cocina sobre la vitrocerámica, ya que esto puede provocar rayones.

Vitrocerámica manchas que no se quitan

La vitrocerámica es un electrodoméstico muy práctico y estético en nuestras cocinas, pero a menudo puede presentar manchas que son difíciles de quitar. Estas manchas pueden ser causadas por derrames de alimentos, salpicaduras de grasa o incluso quemaduras de alimentos. Aunque pueden ser frustrantes, existen métodos efectivos para eliminar estas manchas y dejar tu vitrocerámica como nueva.

Uno de los métodos más efectivos para eliminar las manchas persistentes en la vitrocerámica es utilizar una pasta de bicarbonato de sodio y agua. Esta mezcla actúa como un suave abrasivo que ayuda a desprender las manchas sin dañar la superficie. Simplemente aplica la pasta sobre las manchas y déjala actuar durante unos minutos antes de frotar suavemente con un paño no abrasivo.

Otra opción para eliminar las manchas rebeldes de la vitrocerámica es utilizar vinagre blanco. El vinagre blanco es un limpiador natural eficaz que puede disolver las manchas y dejar la superficie brillante. Simplemente aplica un poco de vinagre sobre las manchas y déjalo actuar durante unos minutos antes de limpiar con un paño húmedo.

Si las manchas persisten, puedes probar a utilizar un rascador de vitrocerámica. Estos rascadores están diseñados específicamente para eliminar las manchas sin dañar la superficie. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante y utilizar el rascador con cuidado para evitar arañazos en la vitrocerámica.

Recuerda, es importante limpiar las manchas de la vitrocerámica lo antes posible, ya que si se dejan por mucho tiempo pueden volverse más difíciles de quitar. Además, evita el uso de productos de limpieza abrasivos o herramientas como estropajos metálicos, ya que pueden dañar la superficie de la vitrocerámica.