Parejas abiertas, ¿cómo lo ves?


Puede que en alguna que otra ocasión que hayas estado con tu pareja hayas pensado en otra persona, independientemente de su sexo. Ante esta situación puede aparece la pregunta de… ¿es infidelidad? Lo primero que debes saber es que esto es mucho más común de lo que se pudiera pensar y, por supuesto, no es infidelidad.

La cosa cambia cuando realmente quieres ver a tu pareja con otra persona, algo también muy común dado que puede llegar a ser muy excitante, especialmente si no eres vista, a ese morbo se le añade lo prohibido de compartir “lo propio”.

¿Preparada para las parejas abiertas? Imagina a tu chico con otra

Se sabe que a muchos hombres les resulta plenamente excitante imaginar a su chica con otras mujeres, algo que puede incluso estar socialmente aceptado pero… ¿y si es la mujer la que fantasea con tener relaciones con otras personas?

Lo lógico es que no pase nada porque es natural que sucede por la pasión que puede desatar la pérdida de un ser querido. El hecho de ver que podemos perder a una persona amada puede desatar una ira que tendría una lectura muy primitiva de deseo sexual en determinadas personas.

Los expertos aseguran que por esa razón, cuando tenemos una discusión acalorada, de forma involuntaria, puede producirse una sensación que llega a excitarnos en algunos casos. Insistimos en que no hay nada de malo pensar esas cosas pero si se hace realidad, debe ser algo hecho con el consenso tanto de tu chico como el tuyo.

Esto demuestra la confianza que se tiene en la pareja y que quiere que tú también puedas llevar a cabo tus fantasías sexuales para hacerlas junto a él. ¿Te atreverías?

Tener relaciones con otra persona no tiene que significar nada, sobre todo si está desligada del amor romántica y el único vínculo existente es el sexual y durante un momento. En estos casos es recomendable establecer unas pautas y principios que se deben respetar en todo momento para que todo salga como se espera.

Quede claro que esto no es una apología a las relaciones fuera de la pareja, obviamente todas las personas son libres de hacerlo, siempre que haya consenso y no quiere decir que el amor no funcione, simplemente es cumplir con una fantasía.

¿Miramos o no miramos?

Puede que al final te hayas animado a hacerlo y puede que participes en persona, pero… ¿y si decides no participar? Puedes estar como observadora y excitarte con esa visión, siempre que todo sea consensuado, no solo con la pareja sino con la tercera persona.

Recuerda que siempre que se tenga una de estas fantasías debes comentar el tema con tu pareja, puede que incluso a él le guste pero no se haya atrevido a decírtela nunca y descubráis algo que os gusta a los dos. Obviamente, si no acepta nunca hay que forzar la situación y dejarlo solo en eso, en una fantasía, pero el consejo es que siempre haya confianza y sinceridad ante todo, base para que la pareja siga creciendo poco a poco.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *