El uso de la cavitación para reducir la grasa localizada

cavitacion

Las técnicas estéticas han ido mejorando mucho con el paso de los años, llegando incluso a surgir novedosas técnicas no invasivas que nos ofrecen unos resultados sorprendentes.

Una de dichas técnicas es la cavitación pero, ¿que sabemos realmente de esta técnica? La cavitación es una técnica estética de carácter no invasivo que se ocupa de eliminar grasa localizada en zonas corporales reducidas sin tener que hacer uso del bisturí.

El funcionamiento es bastante sencillo. Las máquinas de cavitación producen una serie de ondas ultrasónicas que impactan en nuestro cuerpo y “deshacen” la grasa que allí se encuentra acumulada. La acción de estas ondas centralizadas en pequeñas partes de nuestro cuerpo hace que se produzcan unas pequeñas burbujas en esa misma grasa acumulada las cuales, con el paso de los días, explotan y son desechadas mediante la orina.

Esto implica que, con varias sesiones de cavitación bien aplicadas, podremos reducir de manera considerable los adipocitos y, por tanto, eliminar esa molesta piel de naranja que se acumula en algunas partes de nuestro cuerpo.

Eso si, para poder eliminar correctamente esa grasa sobrante que se “desprende” de nuestro cuerpo, tendremos que tomar una gran cantidad de agua que nos ayude a mejorar el funcionamiento de nuestro sistema urinario.

Actualmente, existen muy diversas formas de realizarse una sesión estética de cavitación. Por un lado tenemos los centros especializados que nos ofrecen sesiones a módicos precios y que, además, nos ofrecen un asesoramiento sobre las partes a tratar y que ejercicios/dietas deben acompañar nuestro tratamiento.

Por otro lado, existen los tratamientos que pueden llevarse a cabo directamente en casa. Se han lanzado máquinas de cavitación que parecen mostrar buenos resultados y podemos utilizar en la comodidad de nuestro hogar. En este caso la inversión es mayor pero es un aparato con el cual podremos contar siempre y utilizar a nuestro antojo (aunque siempre con preocupación). Y vosotras, ¿habéis probado ya la técnica de la cavitación?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *