Clamidiasis. Causas, síntomas y tratamiento

clamidiasis

La clamidiasis es una enfermedad de transmisión sexual que pueden padecer tanto hombres como mujeres.

Las causas de padecer clamidiasis se relaciona con el hecho de padecer de clamidias. El contagio se debe a mantener relaciones sexuales que padezcan de este problema, incrementándose las posibilidades de contagio si se mantienen relaciones sexuales sin uso de preservativo, con un alto número de personas y/o con personas que han tenido relaciones sexuales con diferentes y numerosas personas.

La sintomatología que pueden padecer las mujeres es:

  • Flujo vaginal espeso y/ o amarillento proveniente del cuello uterino, que puede manchar la ropa interior.
  • Ardor al orinar, llegando a experimentar posibles secreciones por la uretra (que es el orificio por donde se expulsa la orina)
  • Manchado o sangrado en épocas de no menstruación.
  • Sangrado durante o después de las relaciones sexuales.
  • Experimentación de dolores o molestias mientras se practican relaciones sexuales.
  • Dolor en la zona pélvica y/o abdominal.

Si el contagio ha tenido lugar mediante la práctica del sexo anal, los síntomas que se pueden experimentar son:

  • Dolor o ardor anales
  • Secreciones por el ano.
  • Dolor al defecar.

En el caso de que la transmisión de la clamidiasis se haya producido tras la práctica de sexo oral:

  • Ardor en boca y lengua.
  • Dolor de garganta.
  • Ulceras en la boca.

 

En el caso de los hombres la sintomatología característica es la presencia de necesidad urgente de orinar, ardor al orinar, secreciones a través del pene, ardor o sensación de picor dentro del meato urinario (orificio por donde se expulsa la orina), dolor o inflamación testicular.

Para tratar la clamidiasis es necesario acudir a un especialista, ya que debe ser medicamente preescrito. Suele consistir en el consumo de medicación oral que debe respetarse en tiempo y forma para que resulte efectiva.

Durante el tiempo que dure el tratamiento debe utilizarse preservativo para evitar el contagio.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *